Junto a la imagen y el recuerdo de José Martí...
Google Bookmarks Facebook Twitter
Autor : Julio García Luis
Publicado : 13/02/2014

 

El 22 de agosto de 1960, en el Teatro Nacional de San José, Costa Rica, dio inicio la Séptima Reunión de Consulta de Cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA); dicha reunión, en el plano formal, había sido convocada atendiendo a una petición del gobierno peruano, «con el objeto de considerar las exigencias de la solidaridad continental, la defensa del sistema regional y de los principios democráticos americanos ante las amenazas que puedan afectarlo».

 

En realidad, quien estaba moviendo todos los hilos detrás de la escena era la Administración norteamericana, que nuevamente buscaba en la OEA la cobertura para aislar y agredir a gobiernos que no eran de su agrado, como ya había ocurrido en 1954 con la conspiración de la CIA y la United Fruit Company para derrocar el gobierno de Jacobo Árbenz, en Guatemala.

 

El pretexto que se manejaba entonces, y se utilizaría aún por largos años, era que Cuba constituía una amenaza para el llamado sistema interamericano por sus vínculos con la Unión Soviética. Ya Fidel Castro había declarado: «...debemos expresar aquí que la próxima reunión de la OEA no es sino una maniobra yanqui contra Cuba, y debemos expresar aquí que lo que se propone el imperialismo yanqui en la reunión de la OEA, es una encerrona contra Cuba».[1]

 

Uno de los capítulos más bochornosos de esta historia, en efecto, fue el reparto de Estados Unidos a varios gobiernos latinoamericanos de partes de la cuota azucarera retirada a Cuba, así como de créditos y otras ventajas, como soborno para poder contar con sus votos en las maniobras anticubanas en el seno de la OEA.

 

Como en otras memorables batallas diplomáticas, la Revolución cubana estuvo representada en San José por Raúl Roa, «el Canciller de la Dignidad».

 

El día 28 de agosto, después de intensos debates en los que se destacó la valentía de países como Uruguay, Bolivia y México, que impidieron al Secretario de Estado norteamericano, Christian Herter, obtener una condena directa del Gobierno cubano, la reunión de la OEA aprobó la denominada «Declaración de San José».

 

Al término del encuentro, el Canciller cubano pidió la palabra y expresó:

 

Señores, la delegación que me honro en presidir la delegación que ha decidido retirarse de esta reunión de consulta de cancilleres americanos. La razón fundamental que nos mueve a ello es que, no obstante todas las declaraciones y postulaciones que aquí se han hecho, en el sentido de que Cuba podía tener en el seno de la OEA, a la cual pertenece, protección y apoyo contra las agresiones de otro Estado americano, las denuncias presentadas por mi delegación no han tenido aquí eco, resonancia ni acogida alguna. ¡Conmigo se va mi pueblo, y con él todos los pueblos de América Latina![2]

 

El viernes 2 de septiembre, en horas de la tarde, una gigantesca concentración de más de un millón de personas, reunida en la Plaza de la Revolución José Martí, escuchó atentamente el documento leído por Fidel Castro y luego votó, con los brazos en alto, por lo que a partir de entonces sería conocido como la Primera Declaración de La Habana.

 

Fragmento tomado de 45 grandes momentos de la Revolución Cubana, editorial Ocean Press, México, D.F., 2004.



[1] Fidel Castro: El pensamiento de Fidel Castro, vol. 1, t. 1, Editora Política, La Habana, 1983, p. 105.

[2] Nicanor León Cotayo: El bloqueo a Cuba, editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1983, p. 129.

 

Subtemas más Visitados
El fenómeno migratorio en Cuba depende de condiciones históricas,...
Entre el 2 de diciembre de 1958 y el 29 de mayo de 1961, en menos de dos años y medio,...
En enero de 1959 se organizó una fuerte campaña mediática contra Cuba a...
El terror no distingue sexos, pero cuando una mujer se convierte en víctima, el dolor es...
Todo nuestro pueblo, lleno de indignación, ha conocido el plan para atentar contra la...
Enviar un comentario
Nombre
Email
Sitio web
Comentario
Message
Enviar