Cuba: Territorio Libre de Analfabetismo
Google Bookmarks Facebook Twitter
Autor : Julio García Luis
Publicado : 13/02/2014

«El año que viene vamos a librar la batalla contra el analfabetismo. El año que viene tenemos que establecernos una meta: liquidar el analfabetismo en nuestro país». Con esas palabras, el 29 de agosto de 1960, Fidel Castro había anunciado a todo el pueblo que 1961 sería el «Año de la Educación», y que esa tarea tendría que ser cumplida mediante la movilización del pueblo. «Movilizaremos —dijo— a todos los estudiantes y a cuanta persona sepa leer y escribir, para que enseñe a aquél que no sepa leer y escribir...».

 

Erradicar el analfabetismo era un compromiso político, social, humano, y también un requisito básico para avanzar en el dominio de las fuerzas productivas.

 

El índice de analfabetismo había sido calculado en Cuba, de acuerdo con los últimos censos, en alrededor de un 37% de la población por encima de la edad escolar. La cifra podía ser conservadora. Existía, además, un número elevado de personas que, aunque habían asistido a los primeros años de la escuela primaria, y sabían poner sus nombres, en realidad, por el desuso, se habían convertido en analfabetos funcionales.

 

En las zonas más atrasadas del campo, y en particular en las montañas, había lugares donde los estudios demostraban que el nivel de analfabetismo sobrepasaba el 90%. La campaña, en la práctica, se había venido desarrollando desde antes, en el seno del Ejército Rebelde y de las Milicias, y con el impulso que los maestros, en particular los destacamentos de Maestros Voluntarios le habían imprimido a este empeño a partir del triunfo de la Revolución.

 

Lo nuevo que trajo 1961 fue convertir la lucha por enseñar a leer y escribir a todos los cubanos en una gesta de masas, organizada, que cubrió cada pedazo del territorio nacional, y que tuvo como fuerza de choque las Brigadas de Alfabetizadores Conrado Benítez, compuestas por 100 mil jóvenes estudiantes, las que tomaron este nombre en homenaje al joven maestro negro asesinado por las bandas contrarrevolucionarias en las montañas del centro de la isla.

 

A esta labor se incorporarían, principalmente en los escenarios urbanos y suburbanos, los brigadistas Patria o Muerte, movilizados por los sindicatos.

 

Un hecho notable es que la Campaña Nacional de Alfabetización no se detuvo en ninguna circunstancia. Prosiguió durante los días de la Invasión por Playa Girón, cuando incluso varios adolescentes alfabetizadores que enseñaban a los pescadores y familiares de estos cayeron prisioneros de los mercenarios. Continuó en las zonas montañosas y rurales donde se libraba en aquellos meses una dura batida contra el bandidismo, y se intensificó, aún con más energía, cuando, el 26 de noviembre de ese año, fueron cruelmente asesinados en el Escambray el brigadista Manuel Ascunce Domenech y su alumno campesino Pedro Lantigua.

 

El 22 de diciembre de 1961, en la Plaza de la Revolución José Martí, desfiló victorioso el Ejército de la Alfabetización, con sus uniformes, sus faroles y sus mochilas. Fue una jornada de júbilo y exaltación. A lo alto del mástil fue izada la bandera roja que declaraba ante el mundo que Cuba era Territorio Libre de Analfabetismo. Los jóvenes, enardecidos, coreaban: «¡Fidel, dinos que otra cosa tenemos que hacer!» El Jefe de la Revolución les respondió: «¡Estudiar!».

 

Fragmento tomado de 45 grandes momentos de la Revolución Cubana, editorial Ocean Press, México, D.F., 2004.

Subtemas más Visitados
El fenómeno migratorio en Cuba depende de condiciones históricas,...
Entre el 2 de diciembre de 1958 y el 29 de mayo de 1961, en menos de dos años y medio,...
En enero de 1959 se organizó una fuerte campaña mediática contra Cuba a...
El terror no distingue sexos, pero cuando una mujer se convierte en víctima, el dolor es...
Todo nuestro pueblo, lleno de indignación, ha conocido el plan para atentar contra la...
Enviar un comentario
Nombre
Email
Sitio web
Comentario
Message
Enviar