La política migratoria hacia Cuba y la política exterior estadounidense
Google Bookmarks Facebook Twitter
Autor : Lorena G. Barberia
Publicado : 12/02/2014

Un análisis de los documentos del gobierno de los Estados Unidos y los testimonios de funcionarios gubernamentales confirma que la amenaza potencial a la seguridad nacional que representa la emigración sin control desde Cuba constituye una preocupación fundamental. Dan Fisk, por ejemplo, argumenta que las políticas de la administración de William Clinton pueden interpretarse como un conjunto coherente y consistente de iniciativas, entre 1993 y 2000, dirigidas a enviar señales que «confirmaran a Fidel Castro que no necesitaba desatar otro Mariel y que alentara a los cubanos a quedarse a pesar de la deplorable situación económica».

En varias ocasiones durante el curso de los últimos quince años, los generales norteamericanos que han dirigido el Comando Sur (Southcom), han emitido valoraciones similares sobre la amenaza que Cuba representa para la Seguridad Nacional de los Estados Unidos. Teniendo en cuenta que la Isla ha reducido sus fuerzas armadas, y perdió la ayuda económica y militar del bloque soviético, su capacidad para proyectar su poderío militar fuera de sus fronteras se ha visto reducida significativamente. Aunque ha disminuido la percepción de esa amenaza, existe un consenso en los círculos norteamericanos de Seguridad Nacional que enfatiza la necesidad de mantenerse preparados para un éxodo masivo de cubanos.

Con frecuencia, funcionarios estadounidenses han vinculado esta visión sobre una potencial crisis migratoria, con el inicio de una transición en Cuba. En parte como respuesta al incremento en el número de cubanos que llegan por mar o que cruzan las fronteras, y en parte debido a los cambios que han tenido lugar en la dirigencia cubana, los Estados Unidos han aumentado la protección de sus fronteras y han desarrollado planes para prevenir una tercera gran crisis migratoria originada en la Isla. Como respuesta preventiva a la posibilidad de esta oleada de cubanos en balsas y pequeñas embarcaciones sin control alguno, el servicio de Guardacostas desarrolló, en 2003, la operación Centinela Vigilante. El plan, que propone «establecer un perímetro alrededor de Cuba para interceptar a los emigrantes e inmediatamente devolverlos a Cuba, con la esperanza de desalentar más salidas», continúa en vigor. Después de que Fidel Castro efectuara el traspaso de poder a su hermano Raúl Castro, en julio de 2006, el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos llevó a cabo durante dos días una operación masiva en la que agentes federales, estatales y locales procedentes de 85 agencias vinculadas con la aplicación de las leyes simularon una respuesta a una oleada de dos mil supuestos emigrantes ilegales cubanos, en marzo de 2007.

Los temores sobre la emigración cubana, por lo tanto, no solo han llevado a los Estados Unidos a mantener sus compromisos referentes a los acuerdos migratorios con Cuba, sino que han profundizado la cooperación, incluso bajo la administración Bush. En marzo de 2003, funcionarios norteamericanos permitieron que seis hombres que habían secuestrado un avión cubano con más de veinte pasajeros a bordo, aterrizara en Cayo Hueso, tal y como habían hecho en el caso de un avión de fumigación que había aterrizado en noviembre de 2002; pero, a diferencia de aquel, los seis fueron encausados en tribunales norteamericanos y recibieron condenas de veinte años. Cuando doce cubanos secuestraron una embarcación en julio de 2003, oficiales de Guardacostas la abordaron en aguas internacionales, y devolvieron a los secuestradores a Cuba —una vez que el gobierno de la Isla diera seguridad de que estarían sujetos a penas de diez años de prisión—, a pesar de las escandalosas protestas de los legisladores cubanoamericanos.

Fragmento tomado de Lorena G. Barberia: «Cuba y su emigración y las relaciones con Estados Unidos», revista Temas, No. 62-63, abril-septiembre, 2010, pp.103-112.

Subtemas más Visitados
El fenómeno migratorio en Cuba depende de condiciones históricas,...
Entre el 2 de diciembre de 1958 y el 29 de mayo de 1961, en menos de dos años y medio,...
En enero de 1959 se organizó una fuerte campaña mediática contra Cuba a...
El terror no distingue sexos, pero cuando una mujer se convierte en víctima, el dolor es...
Todo nuestro pueblo, lleno de indignación, ha conocido el plan para atentar contra la...
Enviar un comentario
Nombre
Email
Sitio web
Comentario
Message
Enviar