Bloqueo mediático ¿ficción o realidad?
Google Bookmarks Facebook Twitter
Autor : Liliam Tápanes Bella
Publicado : 12/02/2014

En enero de 1959 se organizó una fuerte campaña mediática contra Cuba a raíz del fusilamiento de los más sangrientos criminales de la dictadura de Fulgencio Batista. El 17 de enero, el Comandante en Jefe Fidel Castro denunció:

 

 

 

[…] la campaña ha sido de grandes proporciones y tiene que obedecer a determinados intereses. Partió, en primer lugar, de las agencias de cables internacionales, y yo puedo dar cuenta de la mala fe con que han procedido las agencias de cables internacionales […] han atacado, han calumniado y han llevado adelante su campaña miserable y cobarde […]. Pero ¿qué se pretende? Antes que nada: restarnos la opinión pública internacional, aislarnos.

 

 

 

Para contrarrestar esta campaña se organizó la llamada Operación Verdad que logró reunir en La Habana a casi 400 periodistas de todo continente quienes asistieron a los juicios contra los criminales de guerra y sostuvieron un encuentro con Fidel en el Hotel Riviera. De esta forma nos libramos de aquel primer ataque mediático. Pero al interior del país la lucha continuaba pues las instituciones privadas no solo transmitían noticias subversivas, sino que obstaculizaban las transmisiones de los pronunciamientos de los máximos dirigentes de la Revolución alegando compromisos de publicidad comercial. La confrontación entre la Revolución y sus enemigos en el campo periodístico se volvía inevitable.

 

En junio de 1959, Fidel sentenció:

 

 «Apenas a los cinco meses ya se lanzan en sus campañas desfachatadas contra las leyes revolucionarias, […] campañas de oposición, campañas que no se caracterizan precisamente por un criterio, sino por los insultos y hasta por las amenazas, […]. Se arrecian las campañas para confundir, para sembrar el miedo».

 

Uno de los ejemplos más fehacientes está relacionado con la desaparición de Camilo Cienfuegos en octubre de 1959, cuando, en medio del esfuerzo nacional por encontrarlo, varias estaciones piratas se dedicaron a transmitir la falsa noticia de que estaba vivo, con el propósito de crear un estado de confusión general en la población.

 

Los bienes de medios como el Diario de la Marina, Información, El País y Excelsior, abandonados por sus dueños, pasaron a integrar la Imprenta Nacional. Entre sus primeras acciones estuvo la publicación de ediciones masivas de obras de la literatura universal, y materiales para la alfabetización y el sistema de educación. 

 

En 1960 surge la estación Radio Swan y se une a ella La Voz de las Américas. Surgen además La Cubanísima, Radio Fe, Radio Escambray, Radio García Serra, Dos Fuentes Nacionales, Ocho Comandos Cubanos, Seis Barbudos Feroces y varios programas subversivos dentro de las emisoras CMQ y WQBA. 

 

Papel fundamental jugaron Radio Swan y Radio Escambray durante la invasión a Playa Girón. Con similar intención fueron creadas las emisoras Cayo Marathon y Sugar Loaf, como parte del Plan Jacobs, durante la Crisis de Octubre en 1962.

 

Mientras tanto, y como parte del proceso revolucionario, el 15 de julio de 1963 surge la Unión de Periodistas de Cuba y luego el departamento de Periodismo dentro de la Universidad de la Habana. Se crean los periódicos provinciales y varias publicaciones especializadas. Aparecen los periódicos Juventud Rebelde (1965), Granma (1965), Trabajadores (1970) y la Agencia de Información Nacional (AIN).

 

Durante la década de los setenta, las emisoras contrarrevolucionarias continuaron con la misma tónica. El período de la administración Ronald Reagan (1981-1989) trajo consigo el aumento de las hostilidades y de las actividades subversivas y contrarrevolucionarias. Fueron activadas 14 emisoras piratas entre las que se encontraba  Radio Martí

 

Las temáticas de estas transmisiones han estado encaminadas a desvirtuar la esencia del programa de desarrollo económico, político y social de la Revolución ante la opinión pública internacional. Otras de sus misiones han sido, en lo interno, alterar el orden, incitar al asesinato de los principales líderes, estimular la creación de grupos opositores, invitar a sabotear centros económicos claves para el desarrollo del país. De lograrse una situación de inestabilidad interna de esta índole, le proporcionarían al gobierno norteamericano una justificación, ante la opinión pública internacional para ejecutar una intervención militar directa.  

 

Para la década de los noventa, se mantuvieron los ejes temáticos de mensajes y se recrudecieron las campañas de descrédito contra los dirigentes de la Revolución. Como parte de esta concepción, se divulgaron noticias relacionadas con supuestas violaciones de los derechos humanos de los ciudadanos del país; así como se intentó vincular a Cuba con el narcotráfico internacional.  

 

En este período, el núcleo de sus contenidos estaría definido por el propósito de «llegar» a los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el ministerio del Interior, la salud, los deportes y especialmente, la juventud.

 

La dura crisis vivida por el país durante los años noventa, conocida también como el Período Especial, impactó a la prensa revolucionaria desde el punto de vista material y en su labor ideológica. Como resultado de las graves carencias materiales, la prensa escrita y la televisión se redujeron considerablemente. Solo la radio, por sus características, sería potenciada, reorientando la programación de las emisoras y aumentando el número de espacios informativos.

 

Por parte del gobierno norteamericano y sus acciones mediáticas contra Cuba en esta etapa, solo de emisiones radiales, entre enero de 1995 y junio de 1999, el Servicio Especial de Voz de las Américas (Voice of America, VOA) emitió 236 160 publicaciones entre noticias y trabajos de opinión referidos a Cuba, con temas mayormente de derechos humanos, política y economía. Para 1998 aparecerían los programas de corte «micrófono abierto»[1] con los que surgirían los llamados periodistas independientes dentro de la isla. 

 

El gobierno revolucionario realizó entonces un grupo de acciones que ayudarían a reanimar la Imagen Cuba en el escenario internacional y neutralizarían el pretendido aislamiento político al que se intentaba someter al país por parte del gobierno de los Estados Unidos y sus aliados. La figura de Fidel es trascendental para esta etapa. Su presencia en la prensa nacional y extranjera desempeño un rol determinante en la movilización de las fuerzas y gobiernos solidarios.

 

Se permitió la observación de maniobras en la Base Naval de Guantánamo por corresponsables acreditados en La Habana e invitados del cuerpo diplomático en Cuba. Se publicaron los acuerdos migratorios de 1994. Fidel visitó disímiles países y concedió entrevistas  a CNN, CBS y El Sol de México. Como parte de otras acciones, el Ministro de Relaciones Exteriores recorrió 59 países en 1994-1995, y similares viajes fueron realizados por el Presidente de la Asamblea Nacional. 

 

Superados en parte los años de crisis, las nuevas condiciones permitieron la edición de otras publicaciones, destinadas al exterior, principalmente. Surgen la Revista Habanera del ICAP, Negocios en Cuba y Avances Médicos de Prensa Latina, Sendas, del Ministerio de Transporte, Correo de Cuba, OPUS Habana, el semanario Orbe.

 

 

Tomado de la Tesis de Licenciatura «El análisis de la información mediática internacional como herramienta para la toma de decisiones de política exterior en el nuevo contexto internacional: una propuesta». Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García.

[1]Se le daba la oportunidad a todo aquel que llamara para que brindara al programa su opinión o punto de vista sobre el tema que se estuviera tratando. 

Subtemas más Visitados
El fenómeno migratorio en Cuba depende de condiciones históricas,...
Entre el 2 de diciembre de 1958 y el 29 de mayo de 1961, en menos de dos años y medio,...
En enero de 1959 se organizó una fuerte campaña mediática contra Cuba a...
El terror no distingue sexos, pero cuando una mujer se convierte en víctima, el dolor es...
Todo nuestro pueblo, lleno de indignación, ha conocido el plan para atentar contra la...
Enviar un comentario
Nombre
Email
Sitio web
Comentario
Message
Enviar